sábado, 15 de noviembre de 2014

Me gustaría ser padre

Llevo años (y no exagero) obesionado (aquí si exagero un poco) con hacer radio nocturna. Radio de esa en la que mientras hablas te tomas un café que no te va a dejar dormir tanto como deberías esa noche. Pero que más da...


Un espacio radiofónico en el que poder dar rienda suelta a mi gusto musical varopinto. Un programa tranquilo. Completamente contrario a lo que he hecho durante mis años de radio musical. Un programa donde poder dar voz a esa corriente "indie" a la que ya no se ni como llamar. Porque lo indie deja de ser indie cuando tiene repercusión. Porque lo indie deja de ser indie cuando cierto público lo admira. Y porque lo indie deja de ser indie, en definitiva cuando deja de hacerse en un garaje donde hay que cuadrar espacio entre una moto y una nevera vieja para que el amplificador quepa.



Me gustaría sentarme de noche delante de un micro, con colaboradores, músicos, seguidores de músicos, artistas de cualquier sector, ciudadanos de cualquier parte del mundo a través del teléfono, detractores de lo que se considera "indie", amantes de lo que se considera "indie" y en definitiva, de amantes de la música, del arte en cualquiera de sus variantes y de gente que no se puede expresar más que en Twitter y en programas de repercusión mínima en medios (y máxima a través de Internet).



Me gustaría sentarme delante de un micro y hablar de la nueva gira de Zahara con Zahara. Del nuevo disco de Smile con Smile. Con la gente que vive sus conciertos desde abajo. De ¿A quién te llevarías a una isla desierta?, con Jota Linares o de cualquier proyecto que firme Roberto Pérez Toledo. Y de poder formar parte públicamente de una generación que se expresa como puede. Desde el invento más bonito del mundo: La radio.



Me gustaría ser padre. Y que se llamara CONTRAMÉTRICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario